Buscar

Rompiendo con los mitos del Yoga

Una práctica que ha sido mitificada en el occidente por total desconocimiento de su verdadero significado y que aquí aclaro los más comunes.

Fotografiada por Paula Abreu Pita



Llevo practicando #Yoga desde el 2005. Inicié esta práctica como un ejercicio físico y la verdad es que no tenía mucha idea a lo que iba cuando tomé mi primera clase. En ese momento no habían redes sociales, Facebook estaba pero sólo para estudiantes universitarios en EEUU y Twitter, IG, Youtube ni existían. No habían influencers que compartieran fotos y videos sobre la postura de la semana. El acceso al Yoga para mi fue a través de la escuela Yoga Pedregal, en donde los mejores maestros de Yoga en Venezuela daban las clases de lo que ellos habían aprendido directamente de sus maestros en India.


En estos 14 años que llevo practicando, me he cruzado con muchas personas que opinan sobre lo que hago sin realmente conocerlo. Es por eso que hoy les quise escribir sobre los mitos que existen, aún hoy en día, aunque haya más información y conocimiento gracias a la llegada de las redes sociales.


1. Me tengo que cambiar de religión:


Este mito es completamente falso. El yoga no excluye por la religión que sigas, todo lo contrario, es incluyente. He sido muy afortunada de conocer yogis de todas partes del mundo y que siguen diferentes religiones, con los que he podido convivir en el mat y fuera de él. En ningún momento me he sentido incómoda por la religión en la que fui criada, ni siquiera estando en