Search
  • Natalia Fernández

Un Gran Segundo Viaje a Mysore - India (Parte I de III)

Updated: Mar 7

Ya de regreso en México, y de vuelta a dar clases en Shala Ashtanga Yoga con mis queridos alumnos, quise compartir con todos ustedes lo que fue mi experiencia practicando con mi maestro Sharath Jois durante dos meses: Diciembre 2019 y Enero 2020, en Mysore - India.



Desde que recibí el email de confirmación y compré el boleto me comencé a preparar física y mentalmente para esta aventura porque estaba muy emocionada de regresar y practicar con mi maestro. Aunque ya había ido antes, me tomó 4 años regresar a Mysore con Sharathji por varias razones:

-Cada vez somos más los que queremos ir y los cupos se llenan muy rápido.

-El proceso de aplicación es cada vez más difícil.

-No podía en ese momento irme de México.


De igual forma, siento que el momento en el que me tocó ir era el momento perfecto para mi. La magia de India trabaja de una manera muy especial.


Vande Gurunam charanaravinde - Rezo a los pies de loto del gurú supremo Sandarshita svatmasukavabodhe - Que enseña su saber, despertando la gran alegría del Ser revelado


Las dos primeras frases del mantra de inicio que hacemos durante nuestra práctica resumen un poco lo que viví durante este increíble viaje. Más que rezar, sin que lleve ninguna connotación religiosa, es fluir o confiar ante la enseñanza de tu maestro o gurú sobre la práctica. La práctica es una herramienta tan poderosa que ella solita te hará que trabajes en eso que necesitas.


Nada de lo que hice previo al viaje me pudo haber preparado para lo que viví. Ya desde el viaje, aunque largo y cansado, empecé a sentir la magia. Me considero una persona muy organizada y como viajaba sola traté de tener todo armado, pero cuando llegué al aeropuerto de Bangalore no tenía boleto para el autobús a Mysore y justo estaba saliendo uno en ese minuto. Me gritaron que me montara ya y que pagara durante el viaje dentro del autobús. No traía rupees porque no me dio tiempo de cambiar ni sacar del cajero y no aceptaban otra moneda, pero un señor mayor que estaba sentado al lado mío se apiadó y me ayudó.


Los primeros días me sentía muy rara, estaba de malas, no entendía por qué había tomado la decisión de regresar a Mysore, el caos de la ciudad y del tráfico me sacaba de onda. Pero traté de confiar y echarle ganitas a lo que verdaderamente me aterriza y me ayuda: mi práctica de Ashtanga.


El primer día de práctica es guiada y ya después empezamos hacer estilo mysore. El primer día de práctica mysore, Sharathji me preguntó durante cuantos meses y cuando había practicado la última vez con él y me cambió a un horario más temprano. Esto para mi fue una muy buena noticia porque significaba que estaría dentro del horario en el que Arné (mi maestro mexicano) estaría asistiendo en el Shala. Me sentí muy afortunada por contar también con sus increíbles ajustes. Los días iban pasando y mi práctica iba avanzando, mi cuerpo se comenzaba a sentir más suelto, los ajustes eran cada vez más profundos. Llegó la tercera semana y ya el cuerpo se sentía cansado, pero era tan grande el beneficio que recibes que en ningún momento dudas en dejar de practicar y ese es el motor para despertarte a diario a las 3:40am.


Desde que estaba planeando el viaje, mi familia y amigos se preocupaban de que iba a pasar navidad y año nuevo allá porque estamos acostumbrados a celebrar estas fechas con las personas más cercanas, pero la verdad es que estás en un lugar tan mágico y con gente tan especial que no importa. El 24 de diciembre me acosté muy temprano y el 25 lo celebré desde muy temprano, en el tapete, haciendo exactamente lo que quería hacer. Ya después celebré junto a mis amigos porque el 26 era día de Luna y no teníamos práctica.


Llegó el final del mes y con esto las despedidas a los amigos que sólo habían ido por un mes. Se empezaba a sentir una energía de final, pero los que fuimos por dos meses apenas íbamos por la mitad de nuestro. Los últimos días del año 2019 el Shala se iba sintiendo cada vez más vacío y ya para el 31 de diciembre me sentía, cómo dicen en México, "en mi salsa" a todo nivel.


Continúa leyendo la Parte II a partir del lunes 17 de febrero 2020



Escrito por Natalia Fernández Socia fundadora y maestra de SHALA Ashtanga Yoga

94 views

Contacto

Mérida 6, Col. Roma

Ciudad de México, México.​​
 

shala.yoga.mx@gmail.com

TÉRMINOS Y CONDICIONES

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2023 by Personal Life Coach.