Buscar

Un Gran Segundo Viaje a Mysore - India (Parte II de III)

Si no has leído la primera parte de este artículo, te invito a que la leas antes de empezar esta parte: https://www.shala.mx/post/un-gran-segundo-viaje-a-mysore-india-parte-i-de-iii


A finales de diciembre la energía en Mysore estaba cambiando, muchas despedidas, ya el Shala se sentía más vacío y tenías menos tiempo de espera para practicar, pero también empezaron a llegar los nuevos alumnos que estarían solo el mes de enero.


En Gokulam, la urbanización o colonia donde nos quedamos la gran mayoría de alumnos cuando vamos a Mysore, se empezaban a ver muchos rostros nuevos y éramos bastante los occidentales que paseábamos (a pie o en moto) en las calles de la zona.


El 1ro de enero tocaba clase estilo Mysore, porque era miércoles, y no saben el gentío nuevo en mi grupo de entrada. Además de los alumnos nuevos, habían cambiado los horarios de las personas que practicaban más tarde en el mes de diciembre. Entonces pasé como hora y media esperando para entrar hasta que finalmente me paré sobre el mat. Por ser un nuevo mes, también cambiaron a los asistentes de Sharathji. En este punto eran nuevos alumnos, nuevos asistentes, nuevas estrategias para entrar al shala sin que perdieras tu lugar de llegada, nueva hora de salida de tu casa, nueva hora de llegada a tu casa, nueva rutina, y por supuesto nueva energía. Otra vez me tocó sacudirme la incomodidad del cambio, que es realmente la única constante, fluir y enfocarme en mi práctica.


Mi práctica el primer mes había evolucionado hacia un lugar que no conocía y estaba empezando a familiarizarme con estos cambios. Me sentía muy fuerte y flexible, también identifiqué como mis escápulas y caderas se estaban abriendo y mi espalda se encon